Desalojaron por la fuerza, y sin ninguna orden judicial, el predio de la huerta que un grupo de vecinos/as y asambleístas había construido sobre escombros -y desechos de todo tipo- hace siete años. La excusa para el violentísimo desalojo fue un foco de Dengue que supuestamente podría haber producido una bañadera con aguas submarinas, que eran parte de las mas de cien especies de plantas que coexistían en el lugar.

“Mientras la ciudad avanza, la tierra se muere” Graffiti en pared del tren Roca en Lomas de Zamora.

“Nadie puede nada contra esta circularidades las masas y de la información. Cada uno de los dos fenómenos esta hecho a la medida del otro: ni la masa tiene opinión, ni la información la informa: una y otra siguen alimentadonse monstruosamente: la velocidad de rotación de la información aumenta el peso de las masas, y no es en absoluto su toma de conciencia” Jean Baudrillard (1)

:: ¿Ilegal dijo?

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presidido por el oscuro mega-empresario Mauricio Macri , que titulo honorable!, no pudo desalojar por la vía legal a la gente de la huerta en 2008 y ahora paso todos los tiempos y tramites legales con dos topadoras como si nada hubiera pasado. Estropeo en pocas horas un esfuerzo conjunto de un grupo incontable de gente que, a su manera, colaboro con la formación, mantenimiento y ampliación de algo que ya no existe mas. Lo que vendrá, casi con seguridad en ese lugar, mas presupuesto para rejas, cemento, control y pasividad ciudadana.

Maria, la abogada de la ex-huerta escribía (2) lo siguiente unas horas después de la ‘desertificacion’ del espacio verde: “Sin informes técnicos, y como una vil excusa para aunar la uniformidad de los espacios verdes: el desalojo es ilegitimo, ilegal y violento, ya que un compañero fue golpeado brutalmente por efectivos de la PFA. No existe titulo alguno en poder del GCBA que autorice el desalojo que no tiene base legal ni legitimidad, no hubo orden administrativa ni judicial para el paso de las topadoras, no hubo presente ningún fiscal ni funcionario judicial que garantice el ilegitimo desalojo.”

Rodolfo Enrique Diringuer (3), mientras tanto, agrega mas información al respecto: “En noviembre del 2007 el Juzgado Nacional en lo Correccional N°5 falló en favor de los vecinos que desempeñaban tareas en dicho emprendimiento constituidos en Asociación Civil “Casa de Desarrollo Social y Cultural Giordano Bruno”. Dicho Juzgado ordenó seguidamente, el archivo de la causa por inexistencia del delito de usurpación.”
También hablo de la fundamentacion sin argumentos de los funcionarios del gobierno para desalojar entre gallos y medianoche el predio de la huerta:
“Las autoridades que lo encabezaron no presentaron ninguna documentación que respalde la medida. El subcomisario de la comisaría 13° sólo atinó a decir que ‘hay un pedido de la secretaría de Salud Pública que pide la urgente intervención de las autoridades para combatir el peligro de dengue; y en la huerta se constató que existe una bañera en desuso la cual podría ser un foco de peligro para los vecinos’”

“Así pues, dado que todo ser, que tiene el sentimiento de su existencia, percibe la desgracia del sometimiento y busca la libertad (…), ¿qué vicio desgraciado ha podido desnaturalizar a los seres humanos de tal manera que, siendo los únicos nacidos verdaderamente para vivir en libertad, llegan a perder el recuerdo de su estado natural e incluso el deseo de recuperarlo?” Étienne de la Boetie (4)

:: Los golpes, las topadoras, los disfraces y los funcionarios

La información que no dio nadie en el lugar de los hechos vandálicos del gobierno de la ciudad, los dio la revista Horizonte (4) horas después en su pagina web: “En el desalojo participaron los siguientes organismos del GCABA: Ministerio de Justicia y Seguridad, Ministerio de Espacio Público, Dirección de Higiene Urbana, UCEP, SAME, Guardia de Auxilio y CGPC 6. También prestó su apoyo la Policía Federal Argentina, a través de: Policía Ferroviaria División Sarmiento, Guardia de Infantería y Comisaría 13ª. Una esforzada intervención tuvo el Jefe de Gabinete del CGPC 6, Fabián Bullota, quien coordinó las diferentes acciones de los organismos gubernamentales presentes. Su accionar comenzó a las primeras horas de la madrugada del lunes y al cierre de esta nota, aun se mantenía en el predio, solucionando los problemas que surgen de una actuación que requiere de diversos actores.”
Y no solo eso, sino que además hay fotos (4) de algunos de los responsables directos en el lugar a la hora del paso de las topadoras: “Estuvieron presentes durante todo el operativo: Fabián Bullota, jefe de gabinete del CGPC 6; Daniel Presti, subsecretario de justicia porteño; Marcelo Iambrich, director del CGPC 6 y Estela Salazar, colaboradora y asesora”.

Como se podrá sospecha, la red de complicidad, terrorismo y destrucción no empieza con los altos funcionarios y termina con los disfrazados de la Policía Federal, sino que hay una vasta red de ‘hacedores’ y facilitadores que forman parte de los ataques contra las casas y lugares que no entran dentro de la lógica del poder. La trama social quebrada en miles de partes, que juega un papel decisivo en el atropello cotidiano multidireccional, proporciona un caldo de cultivo excepcional para el estado de excepción permanente en que parecen encontrarse las personas -y grupos sociales- en situación de riesgo total sin apoyo de ningún tipo mas que el que puedan brindar los allegados, grupos militantes y/o partidos políticos que puedan llegar a sacar una tajada de dicho apoyo.

“Un concepto de comunidad definida por sus limites estrechamente vigilados y no por sus contenidos; la ‘defensa de la comunidad’ traducida a la contratación de guardianes armados para custodiar la entrada; los merodeadores y vagabundos promovidos al rango de enemigos públicos numero uno; el recorte de las áreas publicas a los enclaves ‘defendibles’ de acceso selectivo; la separación y la no negociación de la vida en común y la criminalizacion de las diferencias: estas son las principales dimensiones de la evolución actual de la vida urbana” Zygmunt Bauman (5)

:: Va a estar Bueno Caballito (sic) (6)

La revista Horizonte (7) es (y sera) una batalladora incansable por los grandes negocios de Mauricio Macri y asociados, primero haciendo publicidad a doble hoja central del Showroom a algunas cuadras de donde estaba la huerta Orgazmika también sobre terrenos de la ONABE; aunque finalmente el proyecto naufrago por la presión de un grupo de vecinos/as, mal que le pese a los bolsillos de cientos de funcionarios y organismos (Espacios Verdes, Centros de Gestión y Participación Ciudadana, Ministerio de Ambiente y Espacio Publico y otros) del gobierno de Buenos Aires dependientes de la construcción, a los responsables de la revista Horizonte y a las constructoras de torres.
Entrando al sitio de esta ‘prestigiosa’ y lobbysta revista (8) se podrá apreciar claramente que 5 de seis de sus ultimas noticias tienen que ver con desalojos realizados -ampliamente festejados y deseados por la redacción- para favorecer la construcción en el barrio de Caballito.

:: Caballito te quiero… ver toda gris

Ahora bien, hay que ser bastante estrecho de mente (y de una sensibilidad y razonamientos nulos) como para leer una revista de tan poca calidad y apoyar las ideas de la misma, y como muestra basta leer un fragmento de la nota (9) donde afirman ‘periodistas’ de este panfleto del libre mercado y mal gusto que fueron agredidos por miembros de la ex-huerta: “La actitud de los defensores de la huerta deja bien en claro su falta de respeto hacia la libertad de prensa y los muestra peligrosos para la integridad física de los vecinos” No contentos con esta aseveración cargada de falsedades, el folletín mercenario continua atacando a lo que simboliza la huerta rematando la nota con una frase de Karl Marx: “Detrás de toda ideología acecha, consciente o inconsciente, un interés inconfesable” con lo que dejan bien a las claras (aun sin quererlo) cuales son los intereses de la revista para el barrio de Caballito: sin pobres, sin huertas, sin lugares públicos en donde no haya circulación, sin lugares donde se pueda hacer negocios a expensas de la construcción y la ‘puesta en valor’ de la propiedad.
Si a alguien le sobra el tiempo y las ganas le recomiendo que lea alguno de los muchos comentarios que se vierten en la pagina web de esta revista para darse una idea mas o menos cabal de por que se desalojo -se arraso mas bien al estilo israelí sobre suelo palestino- un espacio de gran biodiversidad sin que se les mueva el pelo a muchos de los vecinos y vecinas cercanos a la ex-huerta.

“Degradación: Uno de los estados de progreso moral y social que va de un lugar privado a un ascenso político” Ambrose Bierce (10)

:: Huerta orgánica vs. negocio inmobiliario

El cartel hecho en el corte posterior al destrozo, es una clara muestra de la antagonia que representan ambos proyectos en el orden simbólico-material del momento y en la mente del grueso de la masa social. Por un lado una huerta, algo que es percibido para el ciudadano medio como una excentricidad, algo que ya no debería existir mas que en alguna universidad o colegios especializado donde la gente estudia las diferentes plantas, tal vez como algo, inclusive, inservible. La verdulería, el supermercado vinieron (hace rato) a reemplazar materialmente a la huerta familiar, al espacio donde uno mismo puede cultivar y cosechar su propio alimento, su propia medicina. Pero el mayor daño que hizo este tipo de vida urbana de dependencia exclusiva de entidades del Estado, privadas o mixtas, es el cerebral: la idea arraigada en la mente de las personas de que los alimentos se consiguen pagándolos en los lugares destinados para tales fines. Así se conforma una red parasitaria de dependencia exclusiva de los dueños de los campos (oligarcas, extorsionistas, explotadores, mafiosos) que lucran con la dependencia alimenticia que genero la organización de las ciudades y el libre (y no tanto) mercado desde hace muchas décadas (siglos tal vez), las grandes empresas de transporte de mercaderías, las aduanas, los entes reguladores y mucho mas.

El problema se agrava acuciantemente, claro esta, porque cada vez se achican los espacios potencialmente cultivables y los alimentos dependen de grandes empresas: una estrategia final que el poder no se puede perder bajo ninguna circunstancia. Los grandes medios como Clarín, La Nación y otros tampoco escapan a la complicidad y a la construcción compulsiva de torres, a través de su nutrida publicidad que satura las respectivas secciones clasificadas sostenidas por inmobiliarias medianas y grandes y constructoras que no escatiman en destruir lo que sea con tal de ‘plantar’ torres de ‘confort’ carcelario para gente que puede pagar por los precios de Mercado (remarcados por la tan famosas especulación inmobiliaria) Fascículo aparte para los futuros habitantes (familias armónicamente disfuncionales, de relaciones patologicamente mediadas por el dinero y la pobreza de alma), o sea los destinatarios finales que habitaran esos enjambres maltrechos de contaminación e insalubridad físico-social garantizados con tantos años de proyecciones empresarial-gubernamentales futuristas, coimas siderales, negocios turbios, porcentajes cobrados, devolución de favores, jueces comprados…

“Si supieras que todos esos sueños,
que toda esta estúpida ambición,
no sirve a la vida…

Si supieras que no compartimos nada,
que nuestros caminos se alejaron
hace mucho tiempo.” Eugenio Muñoz (11)

:: El exilio pero dentro de una misma ciudad

El despojado, el echado, el expulsado configura una verdadera tragedia personal, pero también social y política: un desecho que debe moverse de lugar para no ser barrido, arrasado, encarcelado o asesinado por las motivaciones personales del poder de turno: ya sea una molestia ideológica (alguien con ideas torcidas), alguien que estorba en una casa mal atendida que debe ser vendida cuanto antes para pasar a formar parte de un lucrativo edificio, ahora llamado torre, un supermercado, una autopista o lo que sea. La paradoja de la vida actual -en buena parte del globo- es la potencia que tiene el poder político-empresarial para actuar entre las sombras o a plena luz del día como se si tratara de algo casi totalmente aceptado y hasta en algunos caso avalado y fomentado. Cosa que parece no queremos o no podemos ver, o las dos cosas al mismo tiempo.

La sentencia final a la huerta la da, nuevamente, un medio no masivo (y no por eso menos cómplice y parte de la persecución de espacios no redituables en términos monetarios) ‘la revista de Caballito’: “El terreno fue totalmente librado de plantas y basura, salvaguardándose las herramientas utilizadas por los usurpadores.” (4) Cosa que tampoco es verdad porque en el mega operativo represivo se quedaron hasta con las herramientas de trabajo de huerteros y huerteras.

:: Una guerra desterritorializada para consumir mas y ser menos

Como si arrasar con topadoras sobre un espacio (donde habitaban mas de 100 especies vegetales -y otras tantas animales- y un grupo de personas que además de mantener el lugar abierto, intercambiar semillas, comer buena parte de lo que producían, hacer talleres de plantas medicinales, permacultura, etc) no fuera suficiente pintura simbólica aparecen en el gran cuadro de situación de este terrorismo democrático y constitucional el progreso, el ansia indefinido por tener mas en menos tiempo (que se inyecta las 24 horas en casi toda la población), la idiotez aguda -esdrújula en algunos casos- de grandes sectores de la población de todas las ‘clases sociales’ (sobre todo las ‘pudientes’), la especialización agresiva de los cuadros técnicos (verdaderos autómatas impensantes) capaces de ejecutar las ordenes mas descabelladas, sin ningún tipo de remordimiento, al mejor estilo de un psicópata en perfecta armonía con una demoledora obsolencia planificada, el creciente número de policías, gendarmes, guardias de seguridad privado, creación de divisiones y cuerpos armados varios, como la UCEP (12)- también dispuestos a todo-, un dinero cada vez mas volátil y concentrado a través de partidos políticos, sindicatos, ONG’s, fundaciones (en manos de grandes gobiernos, organismos, empresas, nacionales, internacionales y multinacionales) que se disputan la porción de la torta que es cada territorio potencialmente cuantificable en dinero: una casa, un árbol, una semilla, un baldío, un descubrimiento, una huerta, un pueblo, un municipio, una ciudad, una provincia, un país, un océano… (13) Guerras de baja y mediana intensidad se libran en todo el globo sin que en ello participen dos ejércitos enemigos, sin mencionar las invasiones literales, como la que aun se lleva a cabo en Irak, en Haiti, en el Congo (y otras muchas partes) que el estilo de vida ‘primermundista’ especulador necesita para seguir alimentando la gran burbuja del desastre entropico que se viene produciendo hace muchas décadas.

:: Envenena, envenena, que alguien se beneficiara!

David Viñas (14) dice lo siguiente sobre el caso puntual del rocío de Glifosato sobre la plaza Giordano Bruno y las vias del ramal Sarmiento lindante a la misma: “Los trabajadores que aplican esta sustancia deben llevar vestimenta de seguridad (traje apropiado, guantes, máscara de gas, anteojos). En la plaza Giordano Bruno, además de incumplir esta normativa de seguridad (han sido vistos trabajando sin la vestimenta de seguridad, con la cara desprotegida y sin máscara), las personas que transcurren por la plaza también son afectadas tanto en el momento de la aplicación como posteriormente: el tóxico queda en el aire durante un tiempo, las piedras con la que juegan las y los niñas/os quedan infectadas y las plantas y la tierra absorben este tóxico. También están usando el Glifosato para eliminar las hierbas de las vías del Ferrocarril Sarmiento (entre otros); por eso encontramos periódicamente las plantas de las vías muertas. Mediante la aplicación terrestre (trabajadores aplicando manualmente), el tóxico se esparce por la zona hasta 400 metros del lugar donde se emplea”. ¿Quienes se benefician con estas medidas? Sin dudas la multinacional Monsanto, los que distribuyen y transportan el veneno, el Gobierno de la Ciudad, Trenes de Buenos Aires (TBA), funcionarios de Medio Ambiente y secretarias varias que hacen la vista gorda ante un caso clarividente de, por lo menos, negligencia programada.(15)

La huerta ya no existe mas que en nuestros ideales, nuestras esperanzas, nuestros recuerdos y en nuestras manos. Pero aun así, y como auguraba un slogan del mayo francés de 1968: “Bajo el asfalto esta la tierra”

raas
19-5-2009

Notas:
1) Las Estrategias Fatales (Les Estrategies Fatales) de 1983
2) www.argentina.indymedia.org/news/2009/05/671729.php
3) El Desalojo de la Huerta fue ilegal www.argentina.indymedia.org/news/2009/05/671923.php
4) Discurso sobre la Servidumbre Voluntaria o el Contra Uno (Discours de la Servitude Volontaire ou Contr’un) de 1548 www.sindominio.net/oxigeno/archivo/servidumbre.htm
5) Modernidad Liquida (Liquid Modernity) de 2000
6) www.marceloiambrich.com.ar
7) “Se libero el espacio intrusado en la plaza Giordano Bruno www.caballitotequiero.com.ar/supernews/ejemplo1.php?subaction=showfull&id=1242649823&archive=&start_from=&ucat=&

8) www.caballitotequiero.com.ar
9) Manifestantes de la ex huerta agreden físicamente a Horizonte www.caballitotequiero.com.ar/supernews/ejemplo1.php?subaction=showfull&id=1242669758&archive=&start_from=&ucat=&
10) El Diccionario del Diablo (The Devil’s Dictionary) de 1911.
11) Poesía Simples, Palabras de Los Ojos del Ahogado de 1999.
12) Unidad de Control del Espacio Público porteña. La patota del desalojo por Gustavo Veiga www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-121178-2009-03-08.html

13) Lo futuro ya esta aquí de Andreas Malm www.revistafuturos.com.ar/index.php/centro-y-periferia/172-lo-futuro-aqui

14) ¡Alerta, el Glifosato está en las plazas de Buenos Aires! www.argentina.indymedia.org/news/2009/03/656552.php

15) La aceptación social de los monocultivos en la periferia planetaria de Luis E. Sabini Fernandez www.revistafuturos.com.ar/index.php/editorial/168-aceptacion-social-de-monocultivos-de-soja-periferia


:: Fotos

Huerta Orgazmika

http://www.flickr.com/photos/orgazmika

Rojas y la Vía. La huerta Orgazmika resiste (18-5-2009)
Cooperativa Sub / http://www.sub.coop/

http://argentina.indymedia.org/news/2009/05/671825.php


:: Mas información:  

Pagina de la huerta

http://www.orgazmika.blogspot.com

Desalojo de la Huerta Orgázmika de Caballito (18-5-2009)

http://anred.org/article.php3?id_article=2991

“La Huerta se lleva adentro” (18-5-2009)

http://anred.org/article.php3?id_article=2992

El Desalojo de la Huerta fue ilegal (18-5-2009)
Por Rodolfo Enrique Diringuer

http://argentina.indymedia.org/news/2009/05/671923.php

Topadoras contra la autogesión (18-5-2009)
Por Rafael Sabini

http://www.revistaelabasto.com.ar/el_gcba_arraso_con_huerta_orgazmika.htm

¡Alerta, el Glifosato está en las plazas de Buenos Aires! (3-3-2009)
Por David Viñas

http://argentina.indymedia.org/news/2009/03/656552.php

La Huerta Orgázmika de Caballito corre peligro de desalojo (10-9-2008)
Por raas

http://argentina.indymedia.org/news/2008/09/625042.php


:: Audios

La Colectiva

http://www.lacolectiva.com.ar/index.php?option=com_docman&task=doc_download&gid=232

Del año 2008
Entrevista en Radio La Colectiva http://lacolectiva.com.ar  (6-9-2008)

Entrevista en Radio Horizonte Sur http://www.vientosocial.com.ar/horizonte con Jorge Rulli del Grupo de Reflexión Rural http://www.grr.org.ar (7-9-2008)

http://argentina.indymedia.org/uploads/2008/09/2008_09_07_-_orgaz_en_radio_nac_con_rulli.mp3

Entrevista en el programa FMp3 de FM La Tribu http://podcast.fmlatribu.com  (8-9-2008)

http://argentina.indymedia.org/uploads/2008/09/2008_09_08_-_orgazmika_en_tribu_fmp3_edit_comprimido.mp3

Entrevista en el Programa La Mar en Coche http://marencoche.wordpress.com de FM La Tribu http://podcast.fmlatribu.com (9-8-2008)

http://argentina.indymedia.org/uploads/2008/09/2008_09_08_-_orgazmika_en_tribu_edit_comprimido.mp3

:: Otras huertas cercanas

Huerta la Bataraxa de Banfield http://huertabataraxa.blogspot.com/
Huerta de Saavedra http://www.lahuertadesaavedra.blogspot.com/
Huerta de Jose Leon Suarez http://huertadelbaldio.wordpress.com/

Taller Cooperativo de Permacultura http://cooperma.ourproject.org