Carta de Miquel Amorós a Tomás Ibáñez sobre el ‘Proceso Catalán’

La cuestión que cabría preguntarse no es por qué un sector local de la clase dominante decide resolver sus diferencias con el Estado por la vía de la movilización callejera, sino por qué una porción considerable de gente con intereses contrapuestos, principalmente jóvenes, actúa como decorado escenográfico y fuerza de choque de la casta que ha patrimonializado Cataluña, clasista, católica, corrupta y autoritaria como la que más.

Compañero Tomás:

Tus “perplejidades intempestivas” son el mayor exponente leído por mí del sentido común y del seny revolucionario que debieran reinar no sólo entre los libertarios, sino entre todos aquellos que quieren abolir esta sociedad en lugar de administrarla. No obstante, no me extraña que un mogollón de gente que se dice anarquista se haya apuntado a la movida nacionalista y proclame con bríos el derecho a decidir el material del que estarán hechas sus cadenas: ¡hay de Ricardo Mella y “la ley del número”!. Tampoco escasearon los que en su día se subieron al carro de Podemos o al del plataformismo y cambiaron los harapos de la lucha de clases por la ropa nueva de la ciudadanía. Es propio del anarquismo filisteo ante la menor encrucijada histórica el optar por hacerle el juego al Poder establecido. La guerra civil española es el ejemplo más palmario de ello. Confusión, atracción irresistible del jaleo, desclasamiento, táctica del mal menor, el enemigo de mi enemigo, lo que sea. El resultado final es ese: una masa de paletos esclavos de cualquier causa ajena y un montón de egos enfermizos estilo Colau o Iglesias que pagarían por venderse. En fin, negras tormentas agitan los aires y nubes oscuras nos impiden ver. Intentemos disiparlas.

La cuestión que cabría preguntarse no es por qué un sector local de la clase dominante decide resolver sus diferencias con el Estado por la vía de la movilización callejera, sino por qué una porción considerable de gente con intereses contrapuestos, principalmente jóvenes, actúa como decorado escenográfico y fuerza de choque de la casta que ha patrimonializado Cataluña, clasista, católica, corrupta y autoritaria como la que más. El juego del patriotismo catalán no es difícil de desentrañar y quienes lo promueven y aprovechan nunca han pretendido ocultarlo. El “Procès” ha sido una arriesgada operación de clase. La consolidación de una casta local asociada al desarrollo económico exigía un salto cualitativo en materia autonómica que la estrategia del “peix al cove” (“pájaro que vuela…”) no podía lograr. La negativa de la plutocracia central a “dialogar”, o sea, a transferir competencias, principalmente financieras, bloqueaba el ascenso de dicha casta y mermaba peligrosamente su influencia y capacidad política de cara a unos empresarios, industriales y banqueros dispuestos a dejarse liderar por soberanistas con tal de triplicar sus beneficios. La decisión por la cúspide de ir al “choque de trenes” significó una ruptura radical de la política pactista del catalanismo político. Aunque no iba en serio, es decir, que nunca tuvo como finalidad la declaración unilateral de independencia, necesitó de un aparato movilizador bien montado con el fin de inocular una mística patriotera que pusiera a hervir de forma controlada el caldo identitario.

La demagogia independentista, armada con el marketing de la identidad, supo prolongarse en un ciudadanismo democrático con el que pudo sacar a la calle a masas demasiado domesticadas para hacerlo por propia voluntad. Con gran habilidad tocó la fibra oscura de las emociones reprimidas y los sentimientos gregarios que anidan en los siervos del consumo, es decir, supo remover en provecho suyo el poso de la alienación. El objetivo, según mi punto de vista, ha tenido éxito, y la casta dirigente estatal está mucho más dispuesta a modificar la constitución del posfranquismo para mejor encaje de la casta catalanista, aunque para ello ésta tendrá que sacrificar algunas figuras por el camino, quizás al mismo Puigdemont. Poderosos representantes del gran capital (por ejemplo, Felipe González) así parecen indicarlo.

El nacionalismo está manejado por timadores, pero en sí mismo no es un timo. Es el reflejo sentimental de una situación frustrante para una mayoría de subjetividades pulverizadas. No actúa de forma racional, puesto que no es fruto de la razón; es más una psicosis que un pálpito de liberación. La explicación de la eclosión emocional patriótica en la sociedad catalana habrá que irla a buscar en la psicología de masas y para ello nos serán más útiles Reich, Canetti o incluso Nietzsche, que teóricos como Marx, Reclus o Pannekoek. La convicción y el entusiasmo de la multitud no provienen de fríos razonamientos lógicos o de rigurosos análisis socio-históricos; más bien tiene que ver con las descargas emocionales sin riesgo, la sensación de poder que producen los amontonamientos, el fetichismo de la bandera u otros símbolos, la catalanidad virtual de las redes sociales, etc., características de una masa desarraigada, atomizada y desclasada, y, por lo tanto, sin valores, objetivos e ideales propios, predispuesta a comulgar con las ruedas de molino que se repartan. La vida cotidiana colonizada por el poder de la mercancía y del Estado es una vida repleta de conflictos latentes e interiorizados, dotados de un exceso de energía que los hace emerger en forma de neurosis individuales o colectivas. El nacionalismo, de cualquier signo, ofrece un excelente mecanismo de canalización de esos impulsos que, si se hicieran conscientes, constituirían un temible factor de revuelta.

El nacionalismo divide la sociedad en dos bandos paranoicos enfrentados artificialmente por sus obsesiones. Los intereses materiales, morales, culturales, etc., no cuentan. Nada que ver con la justicia, la libertad, la igualdad y la emancipación universales. El pueblo catalán es algo tan abstracto como el pueblo español, un ente que sirve de coartada para una soberanía de casta con su policía notablemente represora. Un pueblo únicamente se define contra todo poder que no emane de él o que se separe de él. Por consiguiente, un pueblo con Estado no es un pueblo. Convendrás conmigo en que la historia la hace la gente común mediante asambleas y organismos nacidos de ellas, pero tal como están las cosas, la historia es de quien la manipula mejor. Lo que dicha gente hace es proporcionar el marco popular de una mala función de teatro donde se ventila un prosaico reparto de poder. Cualquiera puede hacer sus cálculos y navegar en consideración dentro o fuera de las aguas nacionalistas de una turbulencia más bien calma, pero nunca deberá perder de vista el meollo de la cuestión.

Fraternalmente, Miquel Amorós, Alacant, 27-09-2017.

———————————-

Perplejidades intempestivas

Cuando acontecen en Catalunya cambios tan drásticos como los que se han producido desde las multitudinarias manifestaciones del 15 de mayo de 2011 resulta difícil no experimentar cierta perplejidad.

¿Qué ha podido ocurrir para que algunos de los sectores más combativos de la sociedad catalana hayan pasado de “rodear el Parlament” en el verano del 2011 a querer defender las Instituciones de Catalunya en septiembre del 2017?

¿Qué ha podido ocurrir para que esos sectores hayan pasado de plantar cara a los mossos d’escuadra en la plaza Catalunya, y de recriminarles salvajadas, como las que padecieron Esther Quintana o Andrés Benítez, a aplaudir ahora su presencia en las calles y a temer que no tengan plena autonomía policial?

¿Qué ha podido ocurrir para que parte de esos sectores hayan pasado de denunciar el Govern por sus políticas antisociales a votar hace poco sus presupuestos? ¿Pero, también, que ha podido ocurrir para que ciertos sectores del anarcosindicalismo hayan pasado de afirmar que las libertades nunca se han conseguido votando a defender ahora que se dé esa posibilidad a la ciudadanía?

La lista de preguntas se podría ampliar enormemente y se podrían aportar múltiples respuestas a las pocas que aquí se han formulado. En efecto, se pueden aducir factores tales como el agotamiento del ciclo del 78, la crisis económica con sus correspondientes recortes y precarizaciones, la instalación de la derecha en el gobierno español con sus políticas autoritarias y sus recortes de libertades, la escandalosa corrupción del partido mayoritario etc. etc.

Sin embargo me parece que sería ingenuo excluir de esas respuestas la que pasa por tomar en cuenta, también, el extraordinario auge del sentimiento nacionalista. Un auge que, sin duda alguna, han contribuido a potenciar los factores a los que acabo de aludir pero que también ha recibido muy importantes dosis de combustible desde las propias estructuras del gobierno catalán y desde su control de las televisiones públicas catalanas. Varios años de persistente excitación de la fibra nacionalista no podían no tener importantes efectos sobre las subjetividades, tanto más cuanto que las estrategias para ampliar la base del independentismo nacionalista catalán han sido, y siguen siendo, de una extraordinaria inteligencia. La potencia de un relato construido a partir del derecho a decidir, en base a la imagen de las urnas y a la exigencia de la libertad de votar, era extraordinaria y conseguía disimular perfectamente el hecho de que era todo un aparato de gobierno el que se volcaba en promover ese relato.

Hoy, la estelada (roja o azul) es sin la menor duda el símbolo cargado de emotividad bajo el cual se movilizan las masas, y es precisamente ese aspecto el que no deberían menospreciar los que sin ser nacionalistas ven en las movilizaciones pro referéndum una oportunidad que los libertarios no deberían desaprovechar para intentar abrir espacios con potencialidades, sino revolucionarias, por lo menos portadoras de una fuerte agitación social, y se lanzan por lo tanto en la batalla que enfrenta los gobiernos de España y de Catalunya.

No deberían menospreciarlo porque cuando un movimiento de lucha incluye un importante componente nacionalista, y este es, sin duda alguna, el caso en el presente conflicto, las posibilidades de un cambio de carácter emancipatorio son estrictamente nulas.

Me gustaría compartir el optimismo de los compañeros que quieren intentar abrir grietas en la situación actual para posibilitar salidas emancipatorias, sin embargo no puedo cerrar los ojos ante la evidencia de que las insurrecciones populares y los movimientos por los derechos sociales nunca son transversales, siempre encuentran a las clases dominantes formando piña en un lado de las barricadas. Mientras que en los procesos de autodeterminación, y el actual movimiento es claramente de ese tipo, siempre interviene un fuerte componente interclasista.

Esos procesos siempre hermanan a los explotados y a los explotadores en pos de un objetivo que nunca es el de superar las desigualdades sociales. El resultado, corroborado por la historia, es que los procesos de autodeterminación de las naciones siempre acaban reproduciendo la sociedad de clases, volviendo a subyugar las clases populares después de que estás hayan sido la principal carne de cañón en esas contiendas.

Eso no significa que no haya que luchar contra los nacionalismos dominantes y procurar destruirlos, pero hay que hacerlo denunciando constantemente los nacionalismos ascendentes, en lugar de confluir con ellos bajo el pretexto de que esa lucha conjunta puede proporcionarnos posibilidades de desbordar sus planteamientos y de arrinconar a quienes solo persiguen la creación de un nuevo Estado nacional que puedan controlar. Que nadie lo dude, esos compañeros de viaje serán los primeros en reprimirnos en cuanto no nos necesiten, y ya deberíamos estar escarmentados de sacarles las castañas del fuego.

Tomás Ibáñez
Barcelona, 26 de septiembre de 2017

fuente: https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2017/09/30/carta-de-miquel-amoros-a-tomas-ibanez-sobre-el-proces

texto en PDF

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Entrevista a Diana Lenton, antropóloga especialista en genocidio y políticas indígenas

Audio extraído de la entrevista con Diana Lenton, antropóloga especialista en genocidio y políticas indígenas, relata cómo se construyó un nuevo enemigo que legitima la represión y esconde una pelea histórica por las tierras.

Punto de Vista / Canal Abierto

Descargar audio

_Punto de Vista: En los últimos días con la desaparición de Santiago Maldonado se estuvo hablando mucho del pueblo mapuche y se estuvieron diciendo muchas cosas, algunas muy erradas. La desaparición se da en el marco de un conflicto por tierras, de los que se está hablando muy poco. Cual es este conflicto?

_Diana Delton: Es un conflicto que viene desde hace mucho tiempo, tiene que ver on una situación en el noroeste de la provincia de Chubut, donde están, las estancias de Benetton, las más conocidas; es un lugar donde hay muchísimas comunidades mapuches y tehuelches, algunas son mapuche-tehuelche, es decir que viven mapuches y tehuelches juntos; tiene que ver con el lugar donde se estableció hace mucho tiempo el cacique Ñankuche, por ejemplo, que es uno de los más conocidos, es decir tiene una realidad histórica de ser lugar de vivienda y de establecimiento de familias mapuches y tehuelches desde antes y después de las campañas del Desierto. Lo que ocurre después de la Campaña del Desierto es que gran parte de esa tierra se remata, casi un millón de hectáreas van a ser comparadas por una compañía inglesa, que es la compañía Tierras del Sur, que lo que hacen es poner ovejas, sigue siendo igual hoy en día, sobre todo para la cría de ovejas. Entonces ese lugar lo pierden los mapuche y los tehuelches y luego durante el siglo XX, en las últimas décadas las compró la compañía Benetton, se lo compra a esta compañía inglesa. En el momento en que se establece esa compañía inglesa, ya había leyes, a partir de 1890, que trataba de impedir el latifundio, entonces se prohibía, sobre todo que compañía extranjeras pudieran comprar lotes (pegados) de más de tantas hectáreas, sin embargo acá se las arreglaron para hacer la compra y todas esas compra de tierras ganadas en la Campaña del Desierto pasaban a través de la inmobiliaria de Adolfo Bulrich, que a atendía desde sus oficinas que son lo que hoy es el Patio Bulrich, pequeñas oficinas tenía. Entonces estas ventas sirvieron para la expulsión de los mapuche y de los tehuelches de esos lugares, porque hay gente que piensa, se da a creer esto, que los tehuelches serían anteriores; los mapuche y los tehuelches coexisten al mismo tiempo y siguen coexistiendo al día de hoy en los mismos territorios y también sirvió para el enriquecimiento de familias que también existen hoy en día.

_Bueno, este apellido que mencionás recién, que tiene a dos parientes en el gabinete nacional. Patricia Bulrich dijo en los últimos días, además que hay un terrorismo mapuche y que está comprobado que ha sido financiado por organizaciones inglesas, y todo parte de un concepto que es el de entender al mapuche como un extranjero, qué le contestamos a esto?

_Primero como que se hizo un relato tradicional en el nacionalismo argentino que es lo del mapuche extranjero y se repite hasta el cansancio que los mapuche no son originarios del territorio; eso no es cierto, hay muchísimas crónicas y documentos de sacerdotes, comerciantes, militares argentinos y extranjeros que recorrían la Patagonia y que contaban con quienes se iban encontrando, con los lonkos, con los caciques mapuches y tehuelches que se estaban habitando la Patagonia. Es decir, no es cierto que vienen de Chile; lo qué sí hay es una presencia, tanto en Chile como en Argentina de población mapuche que en Chile es más abundante porque lo que sucedió con las Campañas del Desierto es que tuvieron distintas políticas; la Campaña del Desierto en Argentina tendió a expulsar y muchas familias mapuches que residían en Argentina, o en lo que luego iba a ser Argentina, porque en ese momento no era, se escapan y se establecen en Chile, y luego cuando todo se pacifica y además en Chile hacen su propia campaña, lo que se llamó Pacificación de la Araucanía, vuelven o porque años después no les va bien o porque quieren volver a su lugar de origen, porque extrañan su lugar de origen vuelven. Entonces en el momento que se dice: “Ah, ven, su abuelo es chileno”; en realidad tiene que ver con esto: familias que fueron desplazadas a Chile y después vuelven. Y aparte, en términos de densidad demográfica, incide mucho más la población mapuche en Chile que en Argentina, allá son más. y Además se han conservado las comunidades más ancestrales, mientras como la política del lado argentino fue vaciar el territorio, entonces las pocas comunidades a las que se les otorgó algún espacio de tierra, fue siempre o casi siempre en lugares que no eran los propios, los mandaron más al oeste o más al sur porque la idea era despejar todo el terreno que fuera apto para la agricultura y la ganadería dejarlo vacío y entonces a ellos los fueron corriendo. Entonces vos tenés a los que tradicionalmente vivían en la zona que hoy es Neuquén al norte los mandaron a Río Negro, los que vivían en Río Negro los van mandando a Chubut y así.

Entonces lo que consiguen es un desplazamiento y en cambio en Chile, por ahí se conservó más la idea de reducir, porque también los expropiaron terriblemente del territorio pero les asignaron ciertos espacios que por supuesto quedaron chicos, ahora hay un conflicto enorme, pero conservaron comunidades en el territorio, no es lo mismo que pasó del lado argentino. Entonces eso repercute o se reinterpreta en que los mapuche son chilenos, además en el momento en que se producen las Campañas al Desierto todavía la frontera no estaba establecida, la frontera se establece muy a fines del siglo XIX y lo cierto es que tanto mapuche como tehuelche, porque con los tehuelches pasa lo mismo, es menos difundido esto pero también pasaban del lado chileno y nacían del lado chileno, iban y venían y lo cierto es que son familias que tienen representantes a ambos lados de la Cordillera, y la Cordillera no era una frontera sino que al contrario es el lugar donde están las fuentes de agua, donde están las fuentes de recursos; es el lugar que más se explotaba económicamente, es un lugar de encuentro, no es un lugar de separación de familias. Entonces no tenía sentido establecer una frontera y decir estos son chilenos y estos son argentinos; eso es una lectura posterior cuando se establece la frontera y quedan divididos por la mitad como pasó en otros territorios coloniales; ha pasado en África donde los estados se establecen dividiendo por la mitad a antiguas etnias y después tenés los conflictos que tenés.

_Y además de hacer insistencia en esta idea de que son extranjeros, además se hace insistencia en sus metodologías violentas…

_Y además en una alianza con un poder extranjero al que se representa como enemigo de la Argentina, entonces nada menos que los ingleses estarían, yo digo, una cuestión de sentido común, si los estuvieran apoyando los ingleses, hay otros que dicen que los apoyan las FARC, que los apoya la ETA, que los apoyan capitales bélicos; y uno ve que cada vez que la Gendarmería o la policía quieren entrar, y están bastante indefensos, hacen lo que quieren las fuerzas de seguridad cuando entran a las comunidades. ¿Dónde está el arsenal bélico inglés, chileno, de la ETA, de las FARC, dónde está, que no lo estamos viendo?. En realidad esto que reflotó la ministra no es un trabajo de inteligencia que hayan hecho, sino que bueno, es una cuestión que surgió en algún momento, que alguien subió a internet y que se repite en páginas de internet de difusión, entonces si uno googlea enseguida salta que es una ONG (una fundación) que existe en Lóndres, donde uno de los directores es un mapuche nacido en Chile, de apellido Marikeo, que es un apellido muy común entre los mapuche, y que es una exiliado, y esto tiene que ver con a veces no se entiende que a los pueblos originarios los atraviesan los mismos procesos históricos que a todos los demás. Entonces ha habido mapuche, qom, koyas, mocovíes, de todos los pueblos, de Argentina y de otros países de latinoaméica que han sufrido la represión durante la dictadura y hay gente que se tuvo que ir. Tenemos líderes indígenas desaparecidos, líderes que han muerto y eso desde el siglo XIX hasta ahora; entonces en este caso, el dirigente de apellido Marikeo, que vive en Londres es un señor que se tuvo que ir de Chile durante la época de Pinochet, que se estableció en Londres, como muchos de los que fueron a parar a Europa, Estados Unidos, a otros países de América, y que en ese lugar fundó esta organización, que es de apoyo mutuo, como fundan muchas veces los inmigrantes que van a vivir a otros lugares y que se reúnen para apoyarse mutuamente, y además para difundir lo que pasa en sus lugares de origen, cuando se han tenido que ir de sus lugares de origen por persecución política. Entonces es una ONG que ayuda y que se dedica a difundir, a reenviar, tampoco es que hacen investigación propia pero tienen una página de internet donde uno puede consultar los problemas de las comunidades mapuche, sobre todo de Chile, pero como tiene sede en Londres, el staff es de Londres porque son amigos y adherentes, militantes por solidaridad, pero no es una organización financiera, no es un banco, no es una entidad que tengan fondos; es simplemente una ONG de apoyo como hay tantas de militancia.

(fragmento de la entrevista)…

Video (25 minutos) https://www.youtube.com/watch?v=lAZikxH7G7M

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Archivo de Frases con Sabiduría, 305 páginas

Archivo actualizado en mayo de 2017 con selección de frases, opiniones, sentires, fragmentos y poesías de personas comunes, escritores, poetas, pensadores, filósofos, brujos, militantes, organizaciones, grupos, revistas, etc. sobre el mundo en el que vivimos y morimos.

Descargar archivo PDF (305 pp.)

Descargar archivo TXT (305 pp.)

Página de archivo de frases (incompleto):
https://sagen.noblogs.org

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El norte robó sus semillas. Diez ejemplos de biopiratería

Los nativos las utilizaban en ritos, para relajarse, como estimulante…El «hombre blanco» las patentó como crecepelos o para el párkinson.Todas por apenas nada
 
Imagine que un indio amazónico se presenta en una oficina de patentes con un diente de ajo y solicita su registro porque ha descubierto que es muy beneficioso por su poder bactericida. Imagine también a un agricultor mexicano patentando en EEUU las hamburguesas de McDonalds porque le han curado la anemia. O a un filipino tratando de registrar el sushi japonés porque le ha reducido el colesterol. ¿No le resultaría extraño?
 
Sin embargo, esto sí sucede a la inversa: un norteamericano es el dueño de un sacramento indígena; un japonés posee la exclusiva del nombre de un fruto usado en Brasil durante milenios; y un italiano patenta una vacuna que le aplicaron miembros de una tribu amazónica.
 
Eufemísticamente, se podría decir que estos son los daños colaterales de la globalización. Se estima que las plantas medicinales provenientes del Sur y utilizadas por la industria farmacéutica del Norte suponen 40.000 millones de euros anuales. Los primeros descubren las plantas. Los segundos, sus preparados. Pero a aquéllos apenas les llegan las migajas de los ingentes beneficios de las patentes registradas por multinacionales occidentales sin su consentimiento.
 
De eso es de lo que se habló esta semana en la ciudad brasileña de Curitiba durante la Conferencia del Convenio de Biodiversidad Biológica celebrada allí: repartir los réditos de las despensas naturales. ¿Quién controla a los biopiratas? CRONICA les presenta diez tristes ejemplos…
 
AYAHUASCA / Unico caso en el que una patente ha sido revocada
 
La Banisteriopsis Caapi es una liana amazónica utilizada por los indígenas para hacer una infusión que consumen como sacramento sagrado en sus rituales religiosos. En 1986 el norteamericano Loren Miller, presidente de la International Plant Medicine Corporation, obtuvo la patente 5.751, de la Oficina de Marcas de su país, tras asegurar que «era una nueva variedad descubierta en la selva ecuatoriana». En realidad le fue regalada por el jefe de la tribu de los Secoya. Tras una lucha sin precedentes, que logró unir a los indios americanos -que se manifestaron en Washington diciendo que era como si ellos registrasen la hostia cristiana-, la patente fue revocada en 2004.
 
MACA / El viagra natural de los Andes, en manos norteamericanas
 
La maca, Lepidium Peruvianum, es una planta que crece en la cordillera de los Andes, a más de 4.000 metros de altura, cuyas raíces tienen gran valor nutritivo y que siempre fue considerado como un afrodisíaco por los nativos. De hecho, en la actualidad se la llama popularmente viagra natural, ya que sus productos son promovidos como complementos sexuales y de fertilidad, creciendo su demanda en Occidente.Hace 25 años, los indios pidieron ayuda al Consejo Nacional de Investigación de EEUU para salvar a la planta de su extinción.Lo consiguieron a cambio de una patente adjudicada a la Biotics Research Corporation, de cuyos beneficios apenas les llega nada.
 
KAVA / Los nativos no pueden tomarla por la voracidad del mercado
 
La Piper Methysticum, un cultivo ritual del Pacífico, es un desintoxicante que se utiliza para aliviar el estrés. A comienzos de los 90 era desconocida, pero ahora se vende en una increíble variedad de formas. Incluso se está plantando en diversas partes del mundo. Por ello, la industria fitomedicinal de varios países -EEUU, Francia, Alemania y Japón- ha solicitado las patentes sobre el procesamiento, preparación y uso. L Oreal, por ejemplo, para la caída del cabello. El problema es que el aumento de precio por esta demanda ha hecho que los agricultores desvíen todas sus cosechas al exterior, por lo que sus usuarios ancestrales han recurrido al alcohol como sustitutivo.
 
CUPUAÇU / Si usted utiliza este nombre puede ser multado
 
El Cupuaçu, Theobroma Grandiflorum, es un árbol pequeño o mediano localizado en la selva tropical brasileña que pertenece a la familia del cacao y puede alcanzar hasta 20 metros de altura.Su fruta ha sido una fuente primaria de alimento en la selva tropical para habitantes indígenas y para animales. La compañía japonesa Asahi Foods la ha patentado y su supuesto inventor es el señor Nagasawa Makoto. Además, registraron también el nombre de la planta como una marca para varias clases del producto (inclusive chocolate) en Japón, en la Unión Europea y en EEUU. Así cualquiera que use este nombre tradicional indígena puede ser multado con 10.000 euros.
 
CURARE / La que más dinero ha dado a las multinacionales
 
La hierba Chondodrendon Tomentosum fue utilizada durante siglos con sigilo por los indios amazónicos para hacer un veneno con el que untan sus flechas para inmovilizar a sus presas. Sin embargo, después de que fuese aislado su ingrediente activo, el d-tubocurarine, en 1942 fue patentado por los laboratorios Glaxo y Wellcom y usado en la producción masiva de relajantes musculares y anestésicos quirúrgicos. Su aplicación supuso una revolución en la cirugía moderna. Es uno de los productos que más dinero ha generado a la industria farmacéutica y, que se sepa, no ha revertido nada a las tribus amazónicas que, ahora, reclaman sus derechos.
 
MAIZ OLEICO / Un alimento fundamental monopolizado por una empresa
 
DuPont, multinacional señalada por Greenpeace como «líder mundial en biopiratería» por haber registrado 150 organismos vivos, ha solicitado ante la Oficina Europea de Patentes la propiedad de una antiquísima y conocidísima variedad centroamericana de maíz de alto contenido oleico. De aceptarse tal patente, DuPont se haría con un virtual monopolio maicero global. La variedad de maíz patentada fue obtenida con procedimientos convencionales de hibridación y un tratamiento químico para provocar cambios genéticos. Tanto Greenpeace como el Gobierno mexicano han recurrido esta patente para evitar que todo el que use este maíz tenga que pagar a la multinacional.
 
MIRRA / El tesoro de los Reyes Magos es ahora japonés
 
Si los Reyes Magos levantasen la cabeza, verían con vergüenza como la Commiphora Molmol, el nombre de la mirra que regalaron al niño Jesús, pertenece ahora a un ciudadano japonés llamado Aamedo Ari Masoudo, que la patentó. Su uso tradicional para hacer perfumes, medicinas y embalsamamientos se remonta a los antiguos egipcios y actualmente es usada en el tratamiento de la esquistosomiasis, males en las encías o estómago. Se trata de una resina aromática exudada por árboles del noreste de Africa (Somalia), Arabia y Anatolia (Turquía). En la antigüedad valía más que el oro y, hoy, las empresas japonesas están ganando mucho dinero con ella.
 
FRIJOL AMARILLO / Lo patentaron y prohibieron venderlo a sus dueños legítimos
 
El caso de la patente sobre el frijol Enola tiene un lugar especial en el salón de la infamia de la biopiratería. El propietario de la patente -otorgada en abril de 1999 con el número US 8.894079-, presidente de una compañía semillera con sede en Colorado, Larry Proctor, la obtuvo sobre una variedad de frijol amarillo de origen mexicano, de alto valor nutritivo. Proctor compró una bolsa de frijoles en México, los plantó en su país, e hizo varias selecciones.Poco después, armado con su patente, acusó a los agricultores mexicanos de que estaban infringiendo su monopolio porque los vendían en EEUU y les impidió su comercialización. El asunto sigue en los tribunales.
 
KAMBO / La vacuna del sapo ha puesto en peligro a esta especie
 
El sapo verde o phyllomedusa bicolor es la mayor especie de este anfibio en la Amazonia. Segrega una sustancia utilizada en la llamada vacuna del sapo que aplican los indios del Valle del Juruá, en Brasil, para reforzar el sistema inmunitario. Los científicos han hallado en él propiedades antibióticas, contra el párkinson, el sida, la isquemia y el cáncer. Incluso han aislado dos sustancias, la dermorfina y la deltorfina, que venden por internet. Actualmente, hay auténticas peregrinaciones de occidentales enfermos hacia la selva en su busca. Un médico italiano la patentó hace años tras probarla él mismo y, como en el caso de la Ayahuasca, los indios se han movilizado.
 
ARBOL DEL NIM / La propiedad es de quien lo investiga, no de quien la usa
 
Para mucha gente en La India la Curcuma Longa, o árbol del Nim, es un remedio mágico que todo lo cura. Durante miles de años, esta raíz anaranjada se ha empleado para el tratamiento de desgarramientos musculares, esguinces, inflamaciones y tratamiento tópico de heridas. La cúrcuma es un elemento de uso ancestral en la medicina ayurvédica. En 1995 se otorgó a dos científicos de la Universidad de Misisipí una patente estadounidense de uso alegando que no se había investigado científicamente sobre sus aplicaciones.Pero el Gobierno de La India desafió la patente, que consideraba un robo descarado, y consiguió su revocación momentánea.

Juan C. De la Cal
2006
 
fuente http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2006/544/1143928806.html

Texto en PDF

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page