Ven

Ven amigo,
vive y lánzate
hasta los siglos oscuros,
hasta el techo de las galaxias,
hasta el límite marcado.

Despierta y mira, si puedes,
como este mundo agoniza,
como las manos más sucias
exprimen como a un limón
esta bolita azulada.

Ven conmigo a contemplar
como este sistema mata
de hambre y desesperanza
pueblos que no son rentables,
vidas que no le interesan,
voces de miles de gentes
que no aceptamos su yugo.

Ven conmigo y mira como
militares y banqueros
nos manejan a su anotojo.

Ven conmigo y cállate,
como otros muchos callaron;
callaron para vivir
y se murieron callados.

Levantad los corazones

Entre mares de cerveza,
entre esquemas primitivos
y revoluciones muertas.

¿Dónde quedó nuestra fuerza?
¿Dónde vive el hombre vivo?

¿Aún crees en este sistema?
¿Aún no hueles a podrido?

Todavía nos queda tiempo;
vamos amigo, alza el puño,
nos comieron el terreno.

La historia te llama a gritos,
tu verdad es su veneno…

Millones de hombres libres
rompiendo las telarañas
y millones de intenciones
saliendo de las entrañas
de un sub-mundo a la deriva
gobernado por cabrones…

Las huellas no se borraron
¡Levantad los corazones!
 
Eugenio Muñoz

Extraído de ‘Los Ojos del Ahogado’. Madrid, Junio de 1999.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.